miércoles, 29 de julio de 2009

La feria de mi pueblo.

Camión caballitos.
Caballitos.
Carrucel.
La Jaula.

Estos dibujos marcan un antes y un después de mi etapa más juvenil y fantasiosa. Quien no ha disfrutado alguna vez con el tiovivo de su ciudad. El algodón de azúcar. Las miles de maravillas o atracciones que esconden las ferias. Incluso de adultos, todavía disfrutamos de estos recuerdos tan vivos en nuestra mente.

Me acuerdo perfectamente, que era terminar la feria, y me ponía como loco a dibujar los caballitos, y me entretenía una barbaridad durante la semana. Ahora me pongo a dibujar estas cosas, y ni siquiera soy capaz de mantener el pulso. Lo miro más de cerca y digo, madre mía la paciencia e imaginación que hay que tener para hacer estas cosas.

Como dejes de hacer algo que te gusta. Con el tiempo vas perdiendo habilidad, también hay que tener en cuenta, que hoy día me manejo mejor en otras habilidades, cosa que antes no era capaz ni de hacer. Por ejemplo ahora soy capaz de diseñar páginas web, antiguamente ni siquiera tenía pc en casa, ni era capaz de imaginar hasta donde iba a llegar.

Más adelante, iré subiendo otra clase de dibujos, que incluso hoy día, sigo haciendo. Quizás algún día retome la idea de hacer algo parecido a esto.

Que tiempos aquellos. – Todos los dibujos están hechos en Paint. Pinchar en los dibujos para ampliar la imagen.

8 comentarios:

princesa dijo...

Principeso....no cabe duda recordar es vivir.... hoy con tus perfectos dibujos ...la feria un mundo de magía de fantasia,luces y sana diversión...hoy en día,aun me gusta disfrutar,cuando la feria llega a mi ciudad se llama la Feria de todos Santos....y me subo hoy con mis hijas todos los años, a la rueda de la fortuna..besos....ta....

silvina soul dijo...

lo que ustedes llaman carrusel, aca lo llamamos calesita, que lindos recuerdos traes a mi mente cuando era pequeña me gustaba mucho,supongo que alla tambien estaba el calesitero que giraba la mano muy habilmente para que no le sacaran la sortija, que te hacia ganar una vuelta mas gratis,aparte los muñecos se movian, no se como explicarme,ej. subian y bajaban los caballos,etc. que de chica te daban una sensacion mas natural,ahora los pocos que quedaron son fijos...que niñez diferente teniamos antes, con que poco eramos felices, buen jueves Francisco desde aqui mis saluditos...Silvina

Io dijo...

Pero qué cosa más encantadora de dibujos!!!

Serían ideales pala ilustrar un cuento, lo has pensado? La feria que más me marcó fue en la playa de Los Boliches, en Fuengirola, en el año 1969. Era un recinto mágico, montado sobre la misma arena, y pasé una tarde tan inolvidable que todavía permanece en mi recuerdo con una riqueza enorme de detalles.

Cuando tenga una nieta (porque la primera tiene que ser una nieta :D) te pediré permiso para descargarme estos dibujos y colgarlos en la pared de su habitación.

Un beso, mago.

Lobo Astur dijo...

Acabo de recordar que una vez, fuí niño.

Recuerdo que tenía un camión parecido al del dibujo, (era un poco mas antiguo, tenía un gran morro, y al igual que el dibujo, yo lo cargaba con cochecitos, vaqueros, etc.

Recuerdo cargarlo con conejos de indias, conejos, el gato, las crias de la perra y todo bicho viviente que pasaba por mis manos.

Que buenos recuerdos, nunca teníamos que dejar de ser niños.

En fin, la vida es así.

HE RECORDADO, QUE UN DÍA, FUÍ NIÑO.

Un abrazo

Francisco J. Gil dijo...

Hola colega!!!! Maravillosos dibujos, es un estilo que podías retomar como bien dices y a ver que sale de tu cabeza y manos.
Un abrazo
hs
PD. Perdona mi ausencia pero motivos personales me hacen dilatar en el tiempo tanto mis publicaciones como mis comentarios en los blogs de mis amistades (donde lógicamente te incluyo). Pero eso no quiere decir que os olvide.

*Luna dijo...

Hola cielo unos preciosos dibujos me encantaron
un beso

Romina E. dijo...

WOW! Mis aplausos sr. a su creatividad y habilidad.
besos!

Francisco Javier dijo...

Gracias a todos por sus lindos comentarios, todos somos y hemos sido niño alguna vez, ojala no dejemos de serlo, es lo mas bonito que hay en el mundo, la inocencia de un niño, y la felicidad y amor que son capaces de transmitir. Besitos.